Mis expectativas del curso “Evaluar para aprender”

Soy profesora de Biología y Geología en Secundaria y Bachillerato. Además, imparto las optativas de Cultura Científica y la recién mutilada a la mitad de sus horas, Ciencias de la Tierra y del Medio Ambiente.

Para ser sincera, mi primera opción para los cursos de formación en línea no era esta. Había elegido en primer lugar un curso sobre gastronomía y nutrición que me había entrado por los ojos. Y de segunda opción, “Evaluar para aprender”; una de mis asignaturas pendientes como docente. Sin embargo, y a pesar de ser algo que considero difícil, este primer bloque del curso me ha abierto el apetito y me ha hecho recordar lo FUNDAMENTAL que es este mundo de la evaluación.

¿Cuáles son mis necesidades a día de hoy?

En mi día a día, necesito herramientas para realizar una evaluación más formativa y justa de mis alumnos. Especialmente en esas clases llenas de intereses y aptitudes tan dispares. Necesito además, formas nuevas para evaluar actitudes dándoles el valor que se merecen en todo este proceso de enseñanza – aprendizaje. Y por último, enfocar  los exámenes a las habilidades y destrezas adquiridas por mis alumnos y no tanto a su capacidad para copiar/memorizar y regurgitar datos. Por otro lado, me pregunto si la necesidad de realizar siempre exámenes escritos existe realmente, o es una forma de hacer “fácil” la supuesta evaluación que estamos realizando.

¿Qué me propongo?

Ni cambiar el mundo ni ganar el premio a la profe del año. Tan solo mejorar mi trabajo; por mí y por los chavales. Al final del día siempre me pregunto si hemos pasado un rato agradable en clase y si hemos aprendido a convivir un poco mejor. Me gustaría poder evaluar esto, más allá de las células o de las propiedades del agua.

En definitiva, me propongo mejorar mis métodos de evaluación para que ésta deje de ser una asignatura pendiente o una simple tarea de papeleo, utilizando para ello herramientas nuevas y útiles tanto para mí como para mis alumnos.